jueves, 21 de noviembre de 2019

Sercotel Gran Hotel Zurbarán


Bonjour à tous!

El pasado sábado pusimos rumbo a Badajoz con los peques. Buscábamos algún sitio cerquita de Cáceres para pasar el fin de semana y cambiar de aires. Elegimos el  Sercotel Gran Hotel Zurbarán. Un clásico de la ciudad de toda la vida que reformaron hace muy poquito y que ahora pertenece a la famosa cadena de hoteles Sercotel. Esta cadena siempre es apuesta segura. 


Como íbamos con los dos niños, el carro gemelar y las millones de cosas que hacen falta con dos bebés tan pequeños, decidimos que la mejor opción era una suite por el tema de espacio. Nada más entrar teníamos un halla amplísimo para poder dejar el carro. La habitación enorme que con las dos cunas todavía sobraba espacio, un baño muy espacio y un saloncito con otra tele y con lo mejor: las vistas. Nunca pensé que Badajoz pudiese tener unas vistas tan bonitas desde este lado del río. Se podía ver el puente iluminado sobre el Guadiana. Nos encantó poder tomarnos un té calentito (niños dormidos) disfrutando de la paz de la noche con esas vistas.

Se portaron genial con los peques ya que tenían en cada cunita un pack con gel, crema, colonia y cepillo dental infantil. Y en el baño dos patitos de goma (Pablo se agenció los dos y la pobre Paloma se ha quedado sin ninguno, jaja)

Lo que más me gusta de viajar y alojarme en un hotel es el desayuno, ¿Os pasa? Me chifla desayunar y ya si encima me tienen todo tan apetecible... me pongo las botas. Aparte del café y tostadas con aceite, tomate y jamón siempre me tomo algún dulce y fruta (es tan cómodo que te la den pelada y troceada, jaja) Aquí tenían frutos secos también , así que un puñadito siempre apetece :-)

Por lo demás, el fin de semana ya os conté que genial. Cenamos el viernes en Badajoz y al día siguiente fuimos a comer a Elvas (Portugal) porque está a 15 minutos en coche más o menos. Por la tarde aprovechamos para pasar por el centro comercial a comprarle cositas a los niños y el domingo fuimos al parque de Castelar a que Pablo viese los patos y los pavos reales. Se volvía loca, no había quién lo sacase de allí... 

Qué bien sienta salir un fin de semana y desconectar. da pereza movilizar todo con dos niños porque se necesita de todo, pero luego se agradece un montón pasar el fin de semana por ahí en familia aunque sea en la ciudad de al lado.




Look PABLO


Pantalón: Foque

Zapatillas: Garvalín







1 comentario: